Todo lo que debes saber sobre los juanetes

¿Qué son los juanetes?

Un juanete es una deformidad causado por el agrandamiento de la articulación en la base del dedo gordo del pie, forzándolo a amontonarse contra sus otros dedos. Los juanetes también pueden aparecer en la articulación de su dedo pequeño (juanete).

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de un juanete incluyen:

  • Un abultamiento en el interior de la base de su dedo gordo.
  • Hinchazón, enrojecimiento o dolor alrededor de la articulación de su dedo gordo.
  • Engrosamiento de la piel en la base de su dedo gordo.
  • Callos causados ​​por la superposición de los dedos primero y segundo.
  • Dolor persistente o intermitente.
  • Movimiento restringido de tu dedo gordo.

El dolor de un juanete puede variar de leve a severo, lo que a menudo dificulta el caminar con zapatos normales. La piel y el tejido más profundo alrededor del juanete también pueden inflamarse.

Sus otros dedos pueden verse afectados por un juanete como resultado de la presión de su dedo gordo empujando hacia adentro hacia ellos. Sus uñas de los pies pueden comenzar a crecer hacia los lados de su lecho ungueal. Sus dedos más pequeños también pueden doblarse o formar garras (puntas de martillo), y pueden formarse callos en la parte inferior de su pie.

Causas

Los juanetes se forman cuando se interrumpe el equilibrio normal de las fuerzas ejercidas en las articulaciones y los tendones de su pie. Esto puede conducir a la inestabilidad en la articulación, causando una deformidad. Los juanetes son provocados por años de movimiento y presión anormales en la articulación del dedo gordo. Son el resultado del desarrollo defectuoso del pie causado por la forma en que camina, el tipo de pie heredado o los zapatos que no se ajustan correctamente. La causa más común de un juanete es usar zapatos demasiado apretados.

Otras causas de los juanetes incluyen lesiones en los pies, deformidades congénitas y trastornos neuromusculares, como parálisis cerebral o síndrome post-polio (post-poliomielitis). Los juanetes pueden estar asociados con varias formas de artritis, lo que hace que el cartílago protector que cubre la articulación del dedo gordo se deteriore. Una ocupación que ponga más estrés en sus pies también puede ser una causa. Camareras, obreros de fábricas, bailarines y atletas a menudo son más propensos a desarrollar juanetes.

Factores de riesgo

Estos factores pueden aumentar su riesgo de juanetes:

  • Tacones altos. Más del 50 por ciento de las mujeres tienen juanetes debido al uso de zapatos de tacón alto.
  • Zapatos mal ajustados. Las personas que usan zapatos demasiado ajustados, demasiado estrechos o demasiado puntiagudos son más susceptibles a los juanetes.
  • Pie plano. Las personas con pie plano o arcos bajos son más propensos a desarrollar juanetes.
  • Artritis. Las personas mayores son más susceptibles a los juanetes debido a la mayor incidencia de artritis que afecta la articulación del dedo gordo.
  • Herencia. Aunque los juanetes tienden a heredarse, es el tipo de pie que se transmite y no el juanete real. Las personas que sufren de una mala mecánica del pie pueden transmitir su tipo de pie problemático a sus hijos, que también pueden ser propensos a desarrollar juanetes.

Cuándo buscar asesoramiento médico

Aunque los juanetes a menudo no requieren tratamiento médico, consulte a su médico si tiene:

  • Dolor persistente en el dedo gordo o en el pie.
  • Un bulto visible en la articulación de su dedo gordo.
  • Disminución del movimiento de su dedo gordo o pie.
  • Dificultad para encontrar zapatos que le queden bien

Complicaciones

Los juanetes se pueden desarrollar en cualquier momento durante la infancia o la edad adulta y son permanentes a menos que se extraigan quirúrgicamente. Si se inflama la bolsa de líquido (bursa) sobre la articulación afectada (bursitis ), un juanete puede ser muy doloroso e interferir con sus actividades normales. Si no se tratan, los juanetes tienden a hacerse más grandes y más dolorosos, lo que hace que el tratamiento no quirúrgico sea menos efectivo.

Tratamiento

Las opciones de tratamiento varían según la gravedad de su juanete y la cantidad de dolor que le causa. El tratamiento temprano es mejor para disminuir el riesgo de desarrollar deformidades en las articulaciones.

Tratamiento conservador

Los tratamientos no quirúrgicos que pueden aliviar el dolor y la presión de un juanete incluyen:

  • Cambio de zapatos. Use zapatos amplios y cómodos que brinden suficiente espacio para los dedos de los pies.
  • Relleno y encintado. Acolchar un juanete puede minimizar el dolor y permitirle continuar las actividades normales. Grabar puede ayudar a mantener su pie en una posición normal para reducir el dolor y la tensión en el juanete.
  • Medicación. Su médico puede recetarle medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como ibuprofeno o naproxeno, para aliviar el dolor y la inflamación de un juanete. Las inyecciones de cortisona también pueden ser útiles.
  • Terapia física. El efecto de calentamiento de la terapia de ultrasonido o los baños de hidromasaje pueden aliviar el dolor y la inflamación de un juanete.
  • Ortesis Los insertos acolchados para zapatos (ortesis) pueden ayudar a controlar el movimiento anormal de su pie, reduciendo sus síntomas y evitando que el juanete empeore. Los soportes de arco de venta libre pueden brindar alivio a algunas personas, y otras pueden requerir ortesis recetadas.

Opciones quirúrgicas

Si el tratamiento conservador no proporciona alivio, es posible que necesite una cirugía. Se realizan varios procedimientos quirúrgicos para los juanetes y ninguna cirugía en particular es mejor para cada problema. La mayoría de los procedimientos quirúrgicos incluyen una bunionectomía, que implica:

  • Extracción de tejido inflamado de su dedo gordo del pie
  • Enderezar su dedo gordo removiendo parte del hueso
  • Uniendo permanentemente los huesos de tu articulación afectada.

Prevención

Para ayudar a prevenir los juanetes, use zapatos cómodos que le queden bien. Asegúrese de que sus zapatos no aprieten o irriten sus dedos de los pies. Elija zapatos con una caja ancha para pies media pulgada de espacio entre la punta de su dedo más largo y el extremo del zapato.

Sus zapatos deben ajustarse a la forma de sus pies sin causar una presión indebida. Esto es especialmente importante si su familia tiene un historial de condiciones en los pies que pueden heredarse, como debilidad o pies planos.

Autocuidado

Estos pasos pueden proporcionar alivio de un juanete:

  • Aplique una almohadilla de juanete no medicada alrededor de la protuberancia ósea.
  • Si un juanete se inflama o duele, aplique una bolsa de hielo varias veces al día para reducir la hinchazón.
  • Use zapatos con una caja de dedos ancha y profunda.
  • Evite los zapatos de tacón alto.
  • Consulte a su médico si el dolor persiste.

Deja un comentario