Parálisis de Bell – Sintomas, causas y tratamiento

¿Qué es la parálisis de Bell?

La parálisis de Bell es una debilidad o parálisis de los músculos que controlan la expresión en un lado de la cara. El trastorno se debe al daño en un nervio facial, uno de los cuales se extiende debajo de cada oreja hasta los músculos del mismo lado de la cara.

La condición puede dar como resultado un aspecto caído en su cara, lo que puede ser un golpe para su autoestima. Muy a menudo, la parálisis de Bell no es grave. El trastorno desaparece por sí solo en cuestión de semanas o meses para la mayoría de las personas. 

En algunos casos, los médicos recetan un medicamento corticosteroide en los primeros días, con la esperanza de aumentar la probabilidad de una buena recuperación. La parálisis de Bell, también llamada parálisis facial, se llama así por el Dr. Charles Bell de Edimburgo, Escocia, quien describió la enfermedad por primera vez en 1882.

Alrededor de 40,000 personas en los Estados Unidos experimentan la parálisis de Bell cada año. El problema puede ocurrir a cualquier edad. La parálisis de Bell ocurre con más frecuencia en mujeres embarazadas, personas con diabetes, influenza, resfrío u otra enfermedad respiratoria que en otras personas.

Signos y síntomas

Los signos y síntomas de la parálisis de Bell pueden incluir:

  • Parálisis aguda o debilidad en un lado de la cara, lo que le dificulta cerrar un ojo
  • Inclinación facial y dificultad con las expresiones faciales.
  • Rigidez facial o sensación de que su cara está siendo empujada hacia un lado
  • Dolor detrás o delante de su oreja en el lado afectado
  • Sonidos que parecen más fuertes en el lado afectado.
  • Dolor de cabeza
  • Pérdida del gusto en la parte frontal de la lengua.
  • Cambios en la cantidad de lágrimas y saliva que produce tu cuerpo.

La gravedad de la parálisis de Bell puede variar desde debilidad leve hasta parálisis total en un lado de la cara. El inicio del problema es bastante abrupto. Es posible que note síntomas al despertar. 

El dolor en la vecindad de la oreja puede preceder a la parálisis por un día o dos. La debilidad máxima o la parálisis pueden aparecer en las 48 horas posteriores al inicio de los signos y síntomas. Cuanto más rápido progresen los signos y síntomas, más grave será la debilidad o parálisis que experimentará.

Causas

La causa de la parálisis de Bell es desconocida y su desarrollo no se conoce bien. La teoría predominante es que el nervio facial se inflama y se lesiona, tal vez por una infección viral.

Cada nervio facial controla todos los músculos de un lado de la cara, excepto los músculos involucrados en la masticación. El deterioro de los impulsos eléctricos dirigidos a los músculos faciales por el nervio dañado provoca la debilidad o parálisis de estos músculos.

Cuándo buscar asesoramiento médico

Alrededor del 80 por ciento de las personas con parálisis de Bell se recuperan completamente en unos pocos meses, con o sin tratamiento médico. Sin embargo, no todos los casos de parálisis facial o debilidad se deben a la parálisis de Bell. Y a veces la parálisis de Bell puede ser grave o implicar complicaciones. Consulte a su médico si experimenta debilidad facial, caída o parálisis para determinar la causa subyacente y la gravedad de la enfermedad.

Detección y diagnóstico

Es posible que su médico pueda hacer un diagnóstico preliminar de la parálisis de Bell observándole la cara y pidiéndole que intente mover los músculos faciales. Otras afecciones, como un accidente cerebrovascular, infecciones y tumores, también pueden causar debilidad muscular facial, que imita la parálisis de Bell.

Si después de unos días hay dudas sobre el diagnóstico, una prueba llamada electromiografía (EMG) puede confirmar la presencia de daño a los nervios y determinar su gravedad. Un EMG, un procedimiento ambulatorio, puede medir:

  • La actividad eléctrica de un músculo en respuesta a la estimulación.
  • La naturaleza y la velocidad de la conducción de impulsos eléctricos a lo largo de un nervio.

Complicaciones

Aunque un caso leve de parálisis de Bell normalmente desaparece en un mes, la recuperación de un caso que involucra parálisis total varía. Si el daño al nervio facial es inusualmente severo, las fibras pueden dañarse irreversiblemente. Otra complicación puede surgir del recrecimiento incorrecto de las fibras nerviosas, que puede provocar la contracción de otros músculos durante el movimiento facial o, debido a que el nervio facial lleva los impulsos nerviosos a las glándulas lagrimales y las glándulas salivales, desgarros de cocodrilo durante la salivación.

Tratamiento

Los médicos no están seguros de que algún tratamiento cambie el resultado final de la parálisis de Bell en la mayoría de las personas afectadas. Más del 80 por ciento de las personas con parálisis de Bell tienen una buena recuperación, y la mayoría de las personas se recuperan completamente sin tratamiento.

Los cursos de tratamiento pueden incluir:

  • Medicamentos antiinflamatorios. Un curso corto de medicamentos recetados con corticosteroides como prednisona (Deltasone, Orasone) puede reducir la inflamación y la inflamación en el canal estrecho y óseo a través del cual viaja el nervio facial.
  • Medicación antiviral. Los medicamentos antivirales recetados, como el aciclovir (Zovirax) y el famciclovir (Famvir), pueden limitar o reducir el daño al nervio por algunas causas virales.
  • Masaje. El masaje facial puede ayudar a prevenir las contracturas permanentes de los músculos paralizados antes de que tenga lugar la recuperación.

En raras ocasiones, su médico le sugerirá una cirugía para aliviar la presión sobre el nervio inflamado en su canal óseo (descompresión). Esta cirugía ocurre solo después de que una evaluación detallada sugiere fuertemente una perspectiva pobre para la recuperación.

Autocuidado

Deberá proteger su ojo del daño en la capa externa (córnea) debido a la ausencia de parpadeo en el lado de la cara con debilidad. Un ojo excesivamente seco puede ocasionar la nubosidad de la córnea y provocar una úlcera en la córnea, que puede interferir con la visión. Puede proteger su ojo con lágrimas artificiales (un lubricante especial para los ojos que generalmente se usa en la noche), un parche en el ojo o un protector ocular transparente pegado a su cara con cinta adhesiva.

1 pensamiento en “Parálisis de Bell – Sintomas, causas y tratamiento”

  1. Pingback: Todo lo que debes saber sobre los juanetes | VIDA SANA Y MAS

Deja un comentario